Situación de la Iglesia al advenimiento de Clemente VII.- Cayetano, adelantado de la reforma católica.- Los Clérigos Regulares.- El dedo en la llaga.- Sentido y valoración de la reforma teatina

–       El Papa Adriano VI, en su famosa ‘Instrucción’ de 25 de noviembre de 1522 a Francisco Chiericati

  • Debéis decir asimismo que Nos reconocemos libremente haber permitido Dios que aconteciera esta persecución de su Iglesia – herejía Luterana – por los pecados de los hombres, y especialmente de los prelados

–       Reforma etimológicamente, vale tanto como reintegración de un ente reformado a su prístina modalidad

  • Devolver a la Iglesia de Cristo la ‘forma’ auténticamente evangélica, resucitar la ‘forma de vida’ de los tiempos apostólicos
  • El protestantismo explotó para su defensa un pretexto de tipo económico:
    • Trafico de Indulgencias
  • Lutero propugnaba un Concilio, con Independencia de Roma, cuyo fin no debía ser otro que la total reorganización del vigente sistema eclesiástico, y librar a la nación germana ‘de las rapacerías y hurtos de las autoridades romanas… por este camino no irá mas camino a Roma

–       En la ‘Instrucción’ del rey de España, Felipe II, al comendador Luis de Zuñiga, sobre los negocios del Concilio, decía:

  • Lo que principalmente los herejes han publicado y divulgado, y de que han hecho gran fundamento para apartar y enajenar de la obediencia de la Santa Iglesia Romana tantas gentes y provincias, y no sólo para las apartar, sino para meter en odio su nombre con tanta calumnia, sacrilegio y blasfemia, ha sido lo que dicen se hace en lo que procede y emana de la Curia romana, así en las cosas de justicia, como en las de gracia, y no sólo acerca de los herejes, sino en la provincias católicas hay en si mismo gran agravio, escándalo y murmuración

–       Ramón Lull a los Padres del Concilio

  • Que el señor Papa, con los reverendos Cardenales y Obispos provean que Clérigo alguno pueda tener más de un beneficio
  • Que se fije el número de escuderos y caballerías para evitar la vanagloria
  • Que se proscriban las alejas preciosas, los vestidos y las bestias superfluas
  • Y que si se va a disolver la Orden de los Templarios, sus bienes no pasen a las príncipes, ni a los clérigos que ya son excesivamente ricos

–       Adriano VI dijo en su ‘Instrucción’

  • Nadie debe maravillarse de que no corrijamos todos los abusos de un golpe, ya que las enfermedades están profundamente arraigas y son múltiples
  • Hay que proceder paso a paso, y oponerse por el momento con oportunos remedios a los males mas graves y peligrosos, para no perturbarlo todo más aun con una precipitada reforma de todas las cosas

–       La nueva Congregación no sería de monjes ni fraile; sería un Instituto de Clérigos que harían de la vida claustral y de los votos religioso el medio más adecuados para conseguir la santidad del estado eclesiástico

  • ¡Clérigos Regular!
    • Función específica del clérigo era el apostolado, la vida activa
    • Función específica del monje era la contemplación
  • La nueva Congregación de clérigos religiosos no adoptaba por norma de vida la regla de San Benito, San Basilio o San Agustín
    • Ahondaba en el Evangelio, que los herejes admitían y nutria de la promesa eterna sus raíces más vigorosas
    • “Busca primero el Reino de Dios y su justicia, y todo esto se os dará por añadidura” (Mt 6,33Mt 6,33
      Spanish: Biblia Dios Habla Hoy - DHH

      33 Por lo tanto, buscad primeramente el reino de los cielos y el hacer lo que es justo delante de Dios,z y todas esas cosas se os darán por añadidura.a

      WP-Bible plugin
      )
    • Ahora el Reino de Dios cavia buscarlo en las ciudades, dilatarlo entre los hombres, en la compañía de las almas que se quería salvar, en el confesionario, en el pulpito, a la cabecera del enfermo, socorriendo al menesteroso, catequizando al ignorante
      • El sustento material se fiaba a la Providencia
      • Era imitar a la letra el ejemplo de Jesucristo
  • La Orden teatina nació reina, coronada con los florones de la nobleza de la sangre y de la estirpe hidalga de sus fundadores
    • En el siglo XIII surgen las Ordenes mendicantes
    • En el siglo XVI florecen las Ordenes de los Clérigos Regulares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *