Los predicantes apocalípticos en la época de la Reforma.– Bernardone de Todi.– Prudente severidad de Cayetano con el intrusismo en religión.– Bernardone transformado en Bernardino.– Ingreso del beato Juan Marinonio en la congregación

Bernardone de Todi, profeta de horrendas desgracias, mensajeros de castigos, de fuego y ardores eternos.

  • Evocaba el nombre de Jacopnone, su eximio conciudadano, cuyo espíritu de penitencia y menosprecio del mundo imitaba a la perfección.
  • La necesidad de prevenir desviaciones peligrosas, había provocado la intervención de los Clérigos Regulares, que, en más de una ocasión, se habían esforzado inútilmente en reducir a Bernardone a más seguro camino.
  • Fue entonces cuando Bernardone, con su vestido de saco, su cilicio a ras de carnes y la enorme cruz de hombros, llamó a las puertas de los teatinos de San Nicolás de Venecia.
  • Paternalmente acogido, fue confiado por Cayetano al magisterio del Padre Obispo.
  • Bernardone confiesa que en toda su vida había querido a someterse al Padre Carafa.
  • Bernardone no abandonó la casa religiosa.
  • La virtud de los teatinos impresionó hondamente el alma noble y sincera del anacoreta de Todi.
  • Con enternecedora humildad, solicitó su admisión en la religiosa familia, en la modesta condición de simple hermano converso.
  • El día 20 de agosto de 1529 vestía el hábito teatino.
  • El 29 de marzo de 1531 se elevaba para siempre en la cruz de Jesucristo, con los clavos de los tres votos de la vida religiosa.
  • La gracia de Bernardone, transformado, por amor de Cristo, en el humilde Bernardino.
  • Refieren las crónicas de la Orden:

«Fue, durante toda su vida, modelo de rara mansedumbre, de humildad y modestia. Cuando el Padre Juan Pedro Carafa ocupó la Silla Apostólica con el nombre de Paulo IV, le mandó, por santa obediencia, trasladarse al Vaticano, sirviéndole de fiel camarero hasta la muerte del Pontífice; acabó sus días santamente en San Nicolás de Venecia, el día 30 de noviembre de 1580».

  • El canónigo y sacrista de la catedral de San Marcos, Don Francisco Marinonio, recibía la sotana de mano del Fundador el día 9 noviembre de 1529, y, al mismo tiempo que el hábito, cambiaba en el de Juan su nombre secular de Francisco.
    • El día 29 de mayo del año siguiente, 1530, hacía su profesión religiosa.
    • Había nacido en Venecia hacia 1490.
    • Ordenado sacerdote, por decreto del Dux Leonardo Loredan.
    • Es casi seguro que Marinonio había conocido a Cayetano a raíz de la permanencia del protonotario de Thiene en la Ciudad de los Dux en 1521, asociándose a él en la fundación de los Incurables , de donde era capellán en 1526.
    • El 1º de diciembre de 1528 exponía a los gobernadores su propósito de retirarse a la nueva Congregación, y solicitaba de aquéllos la autorización correspondiente, que le venía concedida con el más profundo sentimiento

    «toda vez que consta ser ésta su decidida voluntad, esperándose que quizá Dios le llame por este camino a alguna empresa mayor».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *