¡La ciudad de las lagunas!- Cristo espera y nadie se mueve.- Cayetano, el santo social por excelencia.- Un hospital de sifilítico en la capital de la señoría.- La gesta del siervo de Dios en “Los Diarios” de Marín Sanuto.- “Campeón de la misericordia cristiana”.- El apostolado del mar

–       La caridad es hija y madre a la vez de la santa y voluntaria obediencia

  • La obediencia es la nave que conduce a la salvación

–       Cayetano llegó a Venecia a fines de 1520 o a principios de 1521

–       En la ciudad de los Dux: La fundación de un hospital para enfermos incurables

  • Comenzaba la cuaresma de 1522, se inauguró
  • A él tenían acceso los enfermos de ambos sexos atacados de ‘mal incurable’, las doncellas abandonadas, los huérfanos y las arrepentidas
  • Dos activas colaboradoras se encargaron de las mujeres enfermas y fueron:
    • Doña María Malipieri
    • Doña María Grimani
  • Gracias al entusiasmo y a los desvelos de Cayetano, a los dos años de inaugurado, contaba con 80 asilados, y en 1540 ascendían a más de 1500 entre enfermos, incurables, huérfanos y abandonados
  • Un decreto de 22 de febrero de 1522, prohibía a los sifilíticos y a los atacados del mal contagioso mendigar por la ciudad, obligándoles a acogerse al hospital de incurables
  • La administración del hospital reunida en sesión plenaria el día 2 de febrero de 1525 acordaba por unanimidad
    • 10 administradores, 10 votos
    • Expedir letras a Cayetano para que impetrase indulgencias en favor del pío lugar, con ocasión del año santo
  • El 26 de febrero de 1527, mediante público instrumento, los tres presidentes del hospital, Vicente Grimani, hijo del antiguo Dux Vicente Grimani, éste y Domingo Honorati, con la totalidad de los miembros del consejo de administración, instituían a Cayetano y Juan Pedro Carafa, residentes en Roma, Procuradores y Protectores perpetuos del hospital de incurables
  • Cuando la Iglesia Católica otorgo a Cayetano el honor de los altares, los administradores del hospital colocaron su imagen sobre la puerta de la Iglesia.
    • Una inscripción puesta a pie le proclamaba ‘fundador’ del pío establecimiento:

“El Bienaventurado Cayetano de Thiene, fundador de los Clérigos Regulares y de este hospital, los gobernadores en prueba de gratitud”

–       La obra de Cayetano desarrollose pujante, a lo largo de tres centurias, con su Oratorio del Divino Amor, Orfelinato, Escuela de niños, Asilos para niños pobres y refugio de Convertidas

–       En 1819 el edificio de los incurables destinose a usos militares.  Hoy es correccional de menores

–       Cayetano sube las naves, da todos la bienvenida y se interesa por su salud

  • Les enseña los rudimentos de la doctrina cristiana
  • Les prepara a la recepción de los santos sacramentos
  • Oye la confesión de sus culpas
  • Les administra por sí mismo la Sagrada Comunión

–       ‘Campeón insigne de la misericordia cristiana’ ha llamado Cayetano Pio XII

–       Que el espíritu de caridad es siempre piedra de toque de la religiosidad verdadera

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *