El día 14 de septiembre de 1524.– Solemne profesión de los fundadores en la basílica de San Pedro.– Encontradas reacciones de los sectores romanos.– El presbítero español Jerónimo de Solana, primer cronista de los Clérigos Regulares.– Significación de Cayetano en la historial en la vida claustral, según el P. Ventura Ráulica

Ningún Papa se ha interesado por la fundación de una Orden como se interesó Clemente VII por la fundación de los Teatinos.

  • La Orden recibía del Papa en el breve de aprobación, tres meses antes de fundarse, una misión trascendente:
    • La revisión radical de la liturgia romana.

El 14 de septiembre, fiesta de la exaltación de la Cruz:

  • La misa debía celebrarse en el altar de san Andrés, apóstol de la cruz redentora;
  • La profesión debía emitirse sobre el sepulcro de san Pedro;
  • «Roma, año del Señor 1524, día 14 de septiembre, ante el altar mayor de la iglesia de San Pedro. Yo, Cayetano de Thiene, presbítero de Vicencia, profeso hoy ante el Señor, y prometo a Dios, a la Bienaventurada Virgen María, al mismo Bienaventurado apóstol Pedro y a ti, Reverendo en Cristo, Padre, obispo de Caserta, Comisario Apostólico, especialmente delegado para esto vivae vocisoráculo por nuestro Santísimo Señor, en nombre y representación del mismo Santísimo Señor nuestro el Papa Clemente VII y del Prepósito que eligiéremos, que guardaré obediencia al mismo Santísimo Señor nuestro, al referido Prepósito y a sus legítimos sucesores hasta la muerte, según la regla de los Clérigos Regulares, bajo los tres votos de pobreza, castidad y obediencia, que acaba de ser instituida por el mismo Santísimo Señor nuestro. Yo, Cayetano de Thiene, lo he escrito de propia mano, y lo he pronunciado por mí mismo».
    • Lo mismo hicieron cada uno de los fundadores.
  • «Si Dios me concede la gracia de poner ante los ojos de los sacerdotes seculares una familia claustral de clérigos religiosos, espero que la inocencia de estos, su pobreza, su modestia, la santidad de su vida, harán el vicio odioso y moverán a los demás a la práctica de la virtud».

Jerónimo Solana:

  • Primer cronista de los Clérigos Regulares.
  • Primer postulante de la Orden.

El padre Ventura de Ráulica escribe:

  • La historia de las Órdenes Religiosas comprende cuatro grandes épocas:
    • La de los anacoretas, en la que brilla san Pablo, primer ermitaño.
    • La de los monjes, acaudillados por san Benito.
    • La de los mendicantes, de los cuales destaca san Francisco de Asís.
    • Finalmente, la de los institutos de los clérigos regulares, de los cuales fue Cayetano de Thiene común Maestro y Patriarca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *