El año de 1525.– Ingreso de Bernardino Scotti en la Congregación.- Más operarios evangélicos.– Primer capítulo de la Orden.– Carta del P. Carafa a su hermana Sor María

Clemente VII abrió el Año Santo y publicó la bula que convocaba al Jubileo de 1525.

  • Se invitaba a buscar el remedio en la eficacia de la oración y tratar de merecer, por el sacrificio y la penitencia, las bendiciones del cielo.
  • El Año Santo fue para los teatinos una orden de movilización general:
    • Se entrenaron en el desarrollo de las actividades apostólicas;
    • Oían las confesiones de los penitentes en las iglesias, predicaban la palabra de Dios en las iglesias y plazas;
    • Instruían a los peregrinos en albergues y hosterías para disponerles a la recepción de los sacramentos y sacar el mayor fruto de las gracias del jubileo.
    • Visitaban y consolaban a los enfermos.

El teatino Miguel Ghisleri cuenta como: «aparecen los teatinos sobre los púlpitos de Roma anunciando la palabra de Dios».

El Papa había confiado al Oratorio del Amor Divino la organización de los servicios para la atención de los peregrinos.

  • El hospital de Santiago sirvió para acoger a los enfermos en tiempos de la epidemia.
  • Cayetano se consagraba al cuidado de los enfermos.

La abnegación de Cayetano y de los Clérigos Regulares premiada con ocho nuevas vocaciones, con las cuales el instituto de operarios evangélicos alcanzó el número apostólico de doce religiosos.

Jerónimo de Solana escribió que: «Muchos quisieran entrar, y algunos entran con gran fervor, más después no perseveran»:

  • La mayoría de candidatos procedían, al parecer, del Oratorio del Amor Divino.

–       Los ingresos efectivos a la Orden de Clérigos Regulares fueron:

  • Bernardino Scotti, de familia noble, originario de Magliano de la Sabina.
    • Había sido notable jurisconsulto.
    • Conocedor del latín, griego y hebreo.
    • Fue el primer novicio teatino, recibido en el Instituto el 30 de abril de 1525.
    • Vistió el hábito de la Orden el 24 de junio de 1525.
      • Recibió la sotana de manos del P. Carafa.
    • Profesó el 1 de noviembre de 1525.
  • Jerónimo Consiglieri, hermano del Padre Pablo Consiglieri:
    • Ingresó el día 6 de mayo.
  • Andrés Versó, llamado Pablo.
    • Ingresó el 28 de junio.
  • Jaime Juan y Felipe, españoles.
    • Ambrosio Guerrrieri, llamado Tomás, sacerdote siciliano.
    • Pedro de Perusa, quien se quedaría como hermano lego.

Los Clérigos Regulares, brotados del Amor Divino, conservaron las normas y el estilo del Oratorio de mantener en el anonimato la actuación de sus individuos.

En la Casa de la calle Leonina, la vida de los Clérigos Regulares se desenvolvía en el silencio, la oración, y el estudio de la divinas letras:

  • El 14 de septiembre, primer aniversario de Fundación, y de acuerdo con el breve papal, se reunieron en capítulo de la congregación, siendo reelegido el Padre Carafa para el cargo de Prepósito.
    • A partir de esta fecha la Orden se reúne anualmente, hasta 1536.
    • Nada se sabe por desgracia de estos primeros Capítulos, la elección y reelección de los Prepósitos.

Se suscitó una grave enfermedad y la imaginada muerte de la hermana del P. Carafa, Sor María, religiosa del convento dominicano de San Sebastián:

  • Porque una carta escrita el 29 de abril de 1525 pone de manifiesto los hermosos sentimientos de cariño fraternal que embargaba su corazón, la viveza de su ingenio, y la recia espiritualidad del P. Carafa.
  • Sus cartas a su hermana María confirman por una parte su prodigiosa actividad reformadora de la Iglesia, mientras que por otra ponen de manifiesto una íntima psicología y revelan un aspecto de su gigantesca figura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *