Concepción teatina de la reforma eclesiástica.– Memorial del Padre Carafa al Papa Clemente VII.– Memoriales pretridentinos.– Síntesis del memorial carafiano: el problema luterano y su remedio, la Inquisición; predicadores y confesores; residencia de los obispos; reforma de los regulares; proyecto de fundación de una nueva Orden militar.– El memorial teatino, avance de las reformas de Trento

    • Para el Padre Bartolomé Carrara, el memorial carafiano constituye un certero avance de las reformas tridentinas:
      • Gothein califica el documento de «programa de la Contrarreforma».
    • El memorial teatino es considerado como fuente de exposición histórica, y más todavía como síntesis de ideas reformadoras, como espejo del pensamiento y de la vida de los teatinos, inspirada toda ella en los principios y en las reforma contenidas en este documento:
      • Presentado a Paulo III en 1537 por la Comisión por él nombrada para la reforma de la Iglesia, redactado por el mismo Carafa, ya para entonces Cardenal.
      • En el memorial carafiano destaca el pensamiento teatino sobre la restauración eclesiástica, según el cual la reforma era un problema moral.
      • Otros memoriales, antes que éste, habían sido redactados, especialmente a raíz del advenimiento de Adriano VI:
        • El Apocalipsis del canónigo Cornelio Aurelio de Gouda en 1522 que, después de exponer las condiciones escandalosas de la vida del alto clero y los abusos de la Curia romana, señala, como medio potísimo para obtener la reforma, la convocación de un Concilio.
        • En octubre de 1522, el humanista español Juan Luis Vives invoca el mejoramiento de la disciplina del clero y recomienda un concilio ecuménico que se ocupe, más que del dogma y de cuestiones teóricas, de la reforma de las costumbres.
        • Existen otros dos memoriales:
          • Uno del cardenal Schinner, en el que reclama la reducción de la Curia, la reforma de la Penitenciaria y de la Rota roma y la abolición absoluta de los oficios venales.
          • Otro del cardenal Campeggio, que se refiere a los beneficios, a la Dataría, a la Rota y a las indulgencias, sin aludir, ni uno ni otro, a la celebración del Concilio.
  • El punto de vista teatino fue que la práctica debía preceder a la teoría, que primero debían realizarse las necesarias reformas y, después, fijarse por escrito.
  • El memorial teatino, fechado en la ciudad de los Dux el día 4 de octubre de 1532, fue enviado al Pontífice por medio del Padre Buenaventura de Venecia, quien marchó a Roma a tal efecto y lo puso personalmente en manos de Su Santidad el día 2 de noviembre.
  • Se decidió que el Papa se trasladaría a Bolonia acompañado de doce cardenales, para encontrarse por segunda vez con el emperador Carlos V. En la carta de presentación, Carafa suplica al Pontífice se digne otorgar al portador una «grata y benigna audiencia» que habría dispensado a su persona, y mostrársele favorable en todo cuanto el religioso el suplicase o dijese.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *