Cayetano en Vicencia.- El perfil humano en la santidad del Siervo de Dios.- La Compañía de San Jerónimo.- Cayetano, apóstol de la comunión frecuente.- Nuevo hospital de Incurables.- Una contestación Lapidaria.- Más rasgos humanos.- Apología de la caridad.- Cómo reprendían los santos

–       Urgía poner mano a los asuntos domésticos, y resolver el grave problema de la encomia familiar.

–       Bautista de Thiene, su hermano, había casado con Isabel Chiericati, hija de Valerio Chiericati

  • De la cual tuvo a Isabel
  • Fallecida prematuramente su esposa, caso en segundas nupcias con Blanca de Thiene
  • Bautista pasó de este mundo en pena flor de juventud, en octubre de 1510, sin dejar hijos varones
  • Bautista dejó a Cayetano como heredero de su fortuna, y a Isabel legó la dote de Doña Isabel Chiericati
  • La sobrina Isabel de Thiene, quedó bajo la tutela de Cayetano
    • Con la aprobación de su tío, se disponía a contraer matrimonio con el noble joven Juan de Porto

–       Cayetano habiendo sólo recibido la tonsura clerical a la muerte de su hermano, insistía la condesa su madre en que abandonase la carrera eclesiástica y contrajese matrimonio, con el fin de perpetuar el apellido de Thiene en la rama familiar

–       Jerónimo de Thiene, primo hermano de Cayetano, exigió la devolución de la dote de Blanca de Thiene

  • Estipulándose el 18 de mayo de 1519 una composición amigable
  • Cayetano se declaraba deudor a su primo Jerónimo de 200 ducados oro, y al efecto le cedía 40 campos de Tierra en el término de Rampazzo

–       En 1528 el Hospital de Santa María de la Misericordia de Vicencia acogerá a Jerónimo Emiliani

  • El Hospital acogerá a los atacados de enfermedades venéreas, niños huérfanos y abandonados
    • Cuyo número aumento en 1529
  • La dirección del Hospital permaneció confiada a la Compañía de San Jerónimo
  • En 1537, las salas de incurables, testigos de los heroísmos del Protonotario de Thiene, lo serán de la abnegación y de la humilde paciencia de San Francisco Javier y su compañero Simón Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *