La formación espiritual de san Cayetano

  • Consagrarse totalmente al servicio del Señor sin preocupaciones de patria ni de familia.
  • Reformar a los demás después de reformarse a sí mismo.
    • El combate espiritual, en el que se nos invita a una guerra continua contra nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *