La esplendida supervivencia de un carisma: La casa de San Pablo Mayor, de Nápoles

  • Asistían a los incurables en los hospitales.
  • Asistencia a los necesitados hasta la fundación del Monte de Piedad, en 1539.
  • La dirección espiritual de seglares o de conventos de religiosas de clausura (La Sapiencia, las Capuchinas).
  • El Prepósito era el maestro de novicios, y les inculcaba el ejercicio de las cuatro virtudes que él llamaba los pilares del edificio espiritual:
    • La humildad;
    • La paciencia;
    • El espíritu de sacrificio;
    • La Caridad
  • Marinoni:
    • Había sido admitido por san Cayetano, había hecho el noviciado bajo la dirección de él y había emitido la profesión teatina en 1530.
    • En el coro se sumergía en la oración.
    • En sus charlas a la comunidad decía siempre cosas de profunda devoción.
    • En la portería y en la calle los necesitados encontraban en él un padre y un amigo.
    • Se valió de sus penitentes y amigos para fundar el Monte de Piedad.
    • El papa Teatino (Carafa) quiso hacerlo arzobispo de Nápoles.
    • Maestro de novicios de Lanceloto Avelino y Escipión Buralli d’Arezzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *