Cómo se hace un teatino

  • Hay una cadena de formadores:
    • San Cayetano;
    • Juan Marinoni (en cuya escuela nace el esplendor teatino del siglo XVII);
    • San Andrés Avelino

San Andrés Avelino

  • Cualidades:
    • Hombre de oración, de confianza;
    • Entregaba su tiempo a la formación de los jóvenes teatinos:
      • Los amaba como si fueran sus hijos;
      • Tenía energía al corregir y lo hacía de forma oportuna.
    • Admirable director de almas en la penitencia;
    • Magnifico predicador de la Palabra de Dios;
    • Redactor de cartas para seglares comprometidos;
    • Celo por el honor de Dios;
    • Amor a la observancia religiosa.
  • Tenía 38 años cuando entró a la Orden;
  • Tenía 47 años cuando fue nombrado Superior de la casa de San Pablo de Nápoles (1567-1570);
  • Fundó y gobernó la casa de San Vicente de Piacenza (1571-1577);
  • Prepósito de la casa San Antonio de Milán (1578-1580);
  • Amigo y colaborador de San Carlos Borromeo;
  • Normas de Actuación:
    • Primero con el ejemplo que con la palabra;
    • Ver todo, disimular mucho, reprender poco;
    • Proceder con firmeza y con dulzura a la vez;
    • Estimar la buena voluntad de los hermanos y hacer públicos sus méritos y obras buenas, a fin de que sirva de estimulo a todos.

Noviciado con San Andrés Avelino

    • Destacaban en la observancia de la disciplina religiosa y sólidos en la vida espiritual, en el servicio de Dios y en la gloria de religión nuestra;
    • Se afanaba para instruir a los novicios no tanto con avisos y advertencias cuanto con el luminoso ejemplo de su persona y su vida;
    • Insistía en el ejercicio de la meditación.
    • Sus novicios fueron:
      • Andrés Pescara Castaldo (sexto Prepósito General de la Orden);
      • Juan Bautista del Tufo;
      • Jerónimo Lanfranco;
      • Francisco Arcucci;
      • Benito Mandina (Obispo de Caserta).
      • Juan Bautista Castaldo (posterior biógrafo del Santo)
      • Tomás de Guevara (quien llevaría posteriormente su causa de beatificación);
    • Es heredero del carisma fundacional;
    • Profesó en 1558;
    • En 1560 es nombrado maestro de novicios y lo fue por diez años.
    • El noviciado es fundamental porque:
      • Sostiene toda la futura vida del religiosa;
      • Depende que uno logre la vida espiritual y cima de la santidad;
      • Se debe aprender ya en serio a tener meditación y a sumergirse en ella.
    • Redactó un método (aparece en 1565):
      • Se llamo “Ejercicio espiritual” o “Modo de instruir a los novicios”.
      • Amar a la Congregación como se ama a la propia madre.
      • Aprended a mirar hacia dentro y a conocer vuestros defectos.
      • Haced caso de las pequeñas faltas; empañan la limpieza del alma.
      • Encended de nuevo cada día vuestra voluntad de ser fieles a la vocación.
      • Tened en vuestra habitación el paraíso. No vayáis ahí fuera a buscar consuelos.
      • Orad y leed sin cansaros.
      • Ser simpáticos y amigos de la paz. Y guardaos cualquier palabra que pueda lastimar o hacer daño a un compañero.
      • Elevad a menudo vuestro corazón a Dios: la oración frecuente y fervorosa derrama la paz en el alma y conduce a la perfección.
      • Al tratar con otras personas, nunca digáis palabras inútiles.
    • De dominar los vicios y alcanzar la virtud;
    • Oración mental y devoción a María;
    • La oración era muy importante y clima del alma.
    • Tres metas precisas:
      • La bondad;
      • La observancia;
      • El saber.
    • Les hacia amar la sencillez de la pobreza en el uso de las cosas de la comunidad, vestido propio y en la habitación;
    • Les inculcaba huir del ocio, conversaciones inútiles, falsas apariencias;
    • Insistía en la sinceridad;
    • Les enseñaba el camino del dominio de sí y de la mortificación;
    • Formaba teatinos, es decir, hombres de estructurada personalidad capaces de transmitir lo que es el mensaje del hombre nuevo.
    • Buscaba una nueva reestructuración fundamental:
      • Revisión del sistema de gobierno;
      • Introducción del Padre general.
      • Redacción de las Constituciones;
      • Proclamación hacia fuera de los métodos y glorias de la corporación.
        • “La suerte de las Congregaciones religiosas, su futuro o su ruina se juega en el noviciado”.
    • El carisma teatino puede y debe aportar:
      • Sacerdotes que den testimonio, esperanza y optimismo, constructores de un mundo nuevo y mejor;
      • Sacerdotes siempre fieles a la luz y a sí mismos.
  • Los votos son un medio para llegar al amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *