Breve de Su Santidad Clemente VII, ‘Exponi nobis’ (24 de junio de 1524)

AL VENERABLE hermano Juan Pedro, obispo teatino; al amado hijo Cayetano, presbítero vicentino, y a sus colegas y sucesores.

Venerable hermano y amados hijos, salud y apostólica bendición. Nos hicisteis saber, poco ha, que vosotros, con algunos compañeros, guiados por divina inspiración, y como es dado suponer, deseando seguir a Dios con más quietud y uniros a Él más estrechamente, habéis determinado emitir los tres votos sustanciales de pobreza, castidad y obediencia, hacer juntos vida clerical en el común hábito del clero, vivir en común y del común, y dedicaros humilde y devotamente al servicio de Dios, mediante su santa gracia, bajo la inmediata sujeción y protección especial nuestra y de la Sede Apostólica.

A este fin nos habéis rogado que, aprobando vuestros deseos con plenitud de nuestra autoridad y de esta Sede Apostólica, tomásemos a vuestro favor, y al de vuestros sucesores, las providencias conducentes a la realización de vuestro propósito.

Nos, que aprobamos de buen grado los píos y honestos deseos de todos los fieles cristianos, no podemos por menos de alabar de corazón vuestro proyecto y, accediendo a vuestras súplicas, benignamente os autorizamos para que, cuando bien os pareciere:

1.° Podáis emitir los tres votos sustanciales de la vida religiosa, de obediencia, castidad y obediencia, y solemnemente profesarlos en manos de cualquier presbítero secular o regular de cualquiera Orden;

2.° habitar juntos en los lugares religiosos o seculares que os convenga, u os permitan sus propietarios, viviendo en común y del común, en hábitos de simples clérigos, y con el nombre y la denominación de CLÉRIGOS REGULARES, bajo la inmediata sujeción y la especial protección nuestra y de esta Sede Apostólica;

3.° elegir anualmente entre vosotros un Superior, que debe llamarse PREPÓSITO, confirmable por un trienio y no más;

4.° recibir a otros clérigos seculares constituidos en cualquier dignidad, y a los laicos que, llamados por Dios, quieran abrazar este sistema de vida, y, previo un año de probación, admitirlos a la emisión de los mismos votos en manos del Superior y al propio tenor de vida;

5.° componer y publicar cualesquiera estatutos, ordenaciones y constituciones acerca de lo concerniente a esta forma de vida y a la recta organización de la vida clerical, y, una vez compuestas y publicadas, corregirlas y reformarlas en cualquier tiempo, o cambiarlas total o parcialmente, o hacer otras nuevas y ajustaros a ellas;

6.° con toda especialidad en lo que se refiere a la celebración y recitación de la misa y de los demás oficios divinos, con tal que sean lícitas, honestas, razonables y conformes a las buenas costumbres y a los sagrados cánones.

Las cuales, una vez compuestas, publicadas, reformadas, establecidas, cambiadas y ordenadas, y presentadas a Nos o a nuestros sucesores, deben quedar aprobadas y confirmadas por autoridad apostólica, y como tales considerarse.

Además, con plena deliberación, y usando de la plenitud de nuestra autoridad apostólica, concedemos a perpetuidad, tanto a vosotros como a vuestros sucesores que podáis usar, serviros y disfrutar, así vosotros como vuestras personas y lugares, de todos y cada uno de los privilegios, exenciones, inmunidades, indulgencias, facultades, libertades, autorizaciones, privilegios, indultos, favores, concesiones y gracias espirituales y temporales que gozan y poseen, y que en lo futuro gozarán y poseerán los Canónigos Regulares de la Congregación Lateranense, con sus personas y lugares, cuyo tenor, en virtud de las presentes, mandamos se considere como suficientemente expreso y transcrito palabra por palabra, de forma que las letras apostólicas sobre aquellos privilegios, exenciones, inmunidades, concesiones y gracias a los mismos concedidas, o que se concedan en adelante, puedan y deban entenderse, cambiando solamente los nombres, apellidos, lugares y fechas, como si todas y cada una de dichas gracias, no sólo en sus cláusulas generales, sino a tenor de todas y cada una de sus palabras, hubiesen sido otorgadas a vosotros expresa y especialmente aquel mismo día y en virtud de estas letras.

Para todo lo cual os concedemos libre y plena autoridad, dispensándoos de cualquiera impedimentos o dificultades, sin que obste el nombre, la dignidad y el oficio episcopal que Nos, mediante otras letras, reservamos al sobredicho Juan Pedro, ni las constituciones y ordenaciones apostólicas, generales y especiales, aún reforzadas por juramento o por cualquiera otra garantía, aunque precisara especificarlas en cada uno de sus términos, las cuales damos por especificadas, y a los efectos de las presentes especial y expresamente derogamos, sin que obsten cualesquiera otras cosas en contrario.

Dado en Roma, junto a San Pedro, bajo el anillo del Pescador, día 24 de junio de 1524, primero de nuestro Pontificado.

GIACOMO SADOLETO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *