Archivos de la categoría Entrevista

Teatinos en México 30 | Entrevista | Platicando con Don Salvador Rojas

Platicando con
Don Salvador Rojas

R. P. Héctor Ricardo Ledesma Rubio, C. R.

Hemos recibido en nuestra Casa San Cayetano de Atizapán de Zaragoza, la visita del Sr. Salvador Rojas, querido amigo de la familia teatina. Curiosamente, esta casa le evoca muchos recuerdos, ya que pertenecía anteriormente a su familia…

No cabe duda que todo es providencial, porque en estos días, el Seminario Teatino Mexicano ha vuelto a abrir sus puertas a ocho jóvenes que se están preparando para iniciar el curso escolar. Precisamente de los inicios del Seminario Teatino nos platica el Sr. Salvador Rojas.

Sr. Rojas: Parece que fue ayer, yo no hubiera pensado jamás que iba a llegar a viejo. Recuerdo que era sólo un muchacho de diecisiete años cuando este cerro era nada.

«Era un cerro pelón que no servía para el cultivo, lo único que llegaba a dar era un poco de aguamiel, pero había que esperar entre diez y doce años para que los magueyes dieran fruto…

«Lo que sí me cuentan, es que aquí estaba lleno de encinos, (el encino sirve para sacar carbón). Todo este cerro pertenecía a la Hacienda del Pedregal de Atizapán. Padre, póngase a pensar cómo de una tierra improductiva Dios la ha transformado en una tierra productiva, porque en ella se encuentra el “Instituto Pedregal”, “la casa de retiros San Cayetano” y por supuesto, el “Seminario Teatino”, semillero de vocaciones religiosas y sacerdotales. Precisamente en este lugar un día el P. Jesuita Garcidueñas, que vivió parte de sus últimos días con nosotros, cuyo proceso de beatificación ya está en Roma, le dijo a mi papá:

“llévame a la parte más alta de la hacienda para bendecirla, porque ese sitio será dedicado a Dios y a la extensión de su Reino”.

¡Qué razón tenía este santo sacerdote!»

Don Salvador, ¿por qué no nos cuenta cómo fue que en este terreno se hizo el Seminario Teatino?

Sr. Rojas: ¡Ah, ésa es una historia Providencia!, yo la llamo la historia de la confianza. Fue así: Vivíamos en la colonia Lindavista, mi padre murió repentinamente, y mi mamá, que era una mujer llena de fe, fue a buscar a un sacerdote, pero no encontró ninguno. Sin embargo, una señora le dijo a mi mamá que no se preocupara, que ella sabía que había llegado un sacerdote español al rancho de los Pirineos en Lindavista.

«Curiosamente mi madre conocía a la Sra. Victoria Olazábal de Oyamburu, dueños de la hacienda. ¡Lo que son los caminos de Dios! Porque ahí se encontraba el P. Andrés Burguera, C. R.

«El P. Andrés atendió el funeral y no se despegó en ningún momento de la casa; a partir de ahí nació una gran amistad entre mi mamá, la familia con el P. Andrés y, por ende, con los Teatinos. También de esa amistad surgió una gran devoción de la familia Rojas a san Cayetano, y aprendimos todos a confiar en la Providencia. Debo decir que la labor incansable del P. Andrés Burguera hizo que no solamente nosotros, sino otras muchas familias se abandonaran en las manos de Dios Padre providente.»

¡Qué interesante!, y luego, ¿qué pasó?

Sr. Rojas: «Piense usted, mi madre era una señora viuda, no muy hábil en los negocios, con algunas deudas por cubrir. De repente, gracias a la intercesión del santo, ella comienza a sacar adelante a su familia y los negocios prosperan, todo comienza a ir mejor, entonces mi madre se vuelve tan devota, que lo nombramos “Glorioso san Cayetano, Padre de Providencia y tesorero de la familia Rojas”.

«Por eso, un día mi madre, Mª Teresa, llegó con el P. Andrés y le dijo: “Padre, estoy en deuda con san Cayetano. El proyecto del que usted siempre ha platicado de querer hacer un seminario será una realidad. Yo quiero donarle un terreno en Atizapán de Zaragoza en la hacienda de nosotros, escoja el terreno donde usted quiera”…

«No le fijó ninguna cantidad de medida, lo que él necesitara para hacer su seminario. El P. Andrés le dio las gracias por la donación, pero no le hizo mucho caso debido a la gran distancia que había entre Lindavista y Atizapán, ya que los caminos eran de pura terracería.»

Perdón que le interrumpa, pero estoy asombrado por lo que acaba usted de decir. Es la primera vez que escucho esto: el P. Andrés no le dio mucha importancia a la donación, y entonces ¿cómo fue que finalmente aceptó el regalo?

Sr. Rojas: En una plática con mi mamá, le dijo que él quería hacer el seminario cerca de la Iglesia de San Cayetano que apenas iba a construir. El padre, sin hacer a un lado a los pobres, siempre conoció gente con recursos económicos. Normalmente eran personas que también habían recibido favores por intercesión de san Cayetano. Así entenderá usted porque un día llegó el P. Andrés sin aviso, con unas tres o cuatro personas a ver a mi mamá y le dijo:

“A ver, Turca, -así le decía a su gente de confianza-, llévanos a ver dónde voy a hacer el seminario”.

Y así fue que llegamos a esta parte de arriba, la misma que había bendecido el P. Garcidueñas. Los amigos del padre le dijeron que ahí estaba muy bien para hacer su proyecto, pero el padre objetó:

“ y ¿cómo vamos a subir hasta aquí?

A lo que sus amigos le dijeron:

“Eso déjelo en nuestras manos, nosotros le haremos la carretera y ahora vamos a medir”.

Inmediatamente se empezó la obra y se inició el proyecto bajo una sociedad llamada “Unión y Triunfo”. Se empezaron a hacer las primeras naves. Aquí donde están las oficinas de la escuela se hizo el comedor, y los así llamados “100 metros”, hasta que el P. Blas Bonet, C. R. hizo los edificios actuales del seminario. Y cuando el número de seminaristas disminuyó, el mismo P. Andrés comenzó la construcción de la escuela que continuó el P. Blas y a la que siguió la fundación del Instituto “el Pedregal”. Y fue bajo la dirección del entonces hermano José Luis Gordo, C. R. cuando adquirió su fisonomía actual.

Caray, Don Salvador, nos ha hecho pasar un momento en el
“túnel del tiempo”, y al saborear los orígenes de esta casa, sólo podemos
agradecerle a Dios porque existen personas tan generosas como ustedes. Mil
gracias por su visita a este lugar Teatino tan lleno de Providencia, ¡Dios lo
bendiga siempre!

Y a ustedes también, queridos lectores.